Villalba “decepcionado” ante los “mensajes pesimistas” del obispo Conejero

villalba adultos (1)Para el ministro de la Comunidad, Telésforo Villalba, resulta “decepcionante” la recurrencia de los “mensajes pesimistas y estigmatizantes hacia los más humildes” surgidos desde el seno de la máxima jerarquía Iglesia Católica local.
“Como miembro practicante de la Iglesia, no en forma circunstancial sino desde siempre, me llama poderosamente la atención los mensajes pesimistas, cuando debería buscar la alegría y la esperanza en la fe y no estás permanentes recomendaciones de tono apesadumbrado a los que nos tiene acostumbrados el Obispo José Conejero y dos miembros más del clero, quienes descalifica como indignas a las viviendas que se entregan, viviendas con terrenos, con títulos de propiedad y con todos los servicios”.
Reprobó que la máxima autoridad eclesial aborde “otros temas para distraer la atención y busca de aliados a sectores políticos minoritarios para sus fines o propósitos, cuando por su investidura debería estar por encima de todo”, entendiendo que este debe “sustraerse de esas cuestiones sectoriales y tomar el ejemplo del Papa Francisco en el histórico encuentro del pasado 8 de junio, con cristianos, judíos y musulmanes, unidos en la oración”.
“Voy a orar para que puedan encontrar la paz en sus espíritus”, afirmo, para defender la “dinámica de trabajo del gobierno provincial hoy se profundiza en virtud de la emergencia que se vive en la actualidad por la crecida del río Paraguay”.
Abundo diciendo que “todos los programas sociales que se llevan adelante ha posibilitado la inclusión del ser humano y la familia como célula fundamental, permitiendo ello la inclusión de miles de familias por mucho tiempo postergadas debido a políticas que las excluían y como contrapartida, hoy pueden verse los resultados de estas políticas sociales que arrojan indicadores que marcan claramente un mejoramiento de la calidad de vida”.
Destaco aquí “el incremento de la escolarización y la terminalidad educativa permitió la disminución de la repitencia, como también el descenso de las tasas de mortalidad infantil, incrementándose consecuentemente la expectativa de vida”.
Expuso Villalba que “llama poderosamente la atención las permanentes descalificaciones y que el obispo estigmatice a los pobres, cuando tendría que ser el más comprensivo con estas políticas, debiendo tener en cuenta que el lema de la Iglesia es la opción preferencial por los pobres”, enfatizando que “es ofensivo escuchar a un sacerdote calificar de “indignos” a los módulos habitacionales que se entrega a familias humildes o al mismo obispo exponer acerca de que” son un mal argentino” los planes sociales e incluso al padre (Francisco) Nazar estigmatizar a los beneficiarios de estos programas”.
Sostuvo concluyente que “duele que desde el seno mismo de la Iglesia se humille a los humildes”, entendiendo que “no alcanzan a comprender la dimensión de estos planes sociales que en realidad son una cobertura integral, son programas de inclusión en toda su dimensión”, y que tampoco reconocen ni valoran que “nunca como en la última década se han construido tanta infraestructura de fuerte impacto social, y en la misma línea activado políticas inclusivas, las que contribuyen a crear las condiciones para un desarrollo económico y social equitativo de nuestra gente”.
Finalizo el ministro marcado lo que para él es una “incongruencia marcada” de un sector de la Iglesia en la cual situó el Obispo Conejero y uno o dos sacerdotes de la diócesis local, porque “por un lado piden concordia, pero predican en contrario. Justamente quienes deberían dar ejemplo de pacificación en nuestra provincia, flaco favor hacen al documento “felices los que trabajan por la paz” que emitiera la primera asamblea plenaria episcopal del año”, expuso, cerrando concluyente que “la paz se consigue con inclusión social y mejor distribución del ingreso, y aunque no lo compartan, seguiremos trabajando en esa línea”.

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');