Urgen amparo ambiental para evitar el peligro de las cloacas a cielo abierto

Mañana, el intendente de la Capital, Eduardo Alberto Tassano, acompañará al gobernador de la Provincia, Gustavo Adolfo Valdés, en una visita al presidente de la Nación, Mauricio Macri, para avanzar en la planificación del denominado “Plan de Desarrollo Costero”, un ambicioso proyecto que todavía está en etapa de diseño y apunta a transformar el vínculo de la ciudad con el río Paraná; esto incluye -dicen- la mudanza del puerto de Corrientes y la refuncionalización de las actuales instalaciones, el traslado del ex cuartel del Ejército y también la Unidad Penitenciaria Nº1. Acaso, además siente las bases para la futura prolongación de la costanera hacia el Sur, hasta Santa Catalina donde se está erigiendo una ciudad nueva que aún no nació, pero que ya carga con un grave peligro ambiental. La Planta de Tratamiento Cloacal proyectada para Santa Catalina entraña un serio riesgo porque consiste en una serie de piletones a cielo abierto, donde se depurarán los líquidos que un entramado de colectoras llevará desde la Capital hasta ese sitio. Luego del tratamiento, se arrojará al río Paraná. El problema es que la planta con los piletones estará separada de la urbanización (barrios, escuelas, clubes, oficinas públicas) apenas por un cortinado de árboles, como mucho podría establecerse una distancia de 5 cuadras entre los vecinos y la cloaca. No parece muy prometedor. ¿Quién va a querer ir a vivir a ese lugar?, se pregunta el ingeniero Rodolfo Amílcar Paladini en una presentación que le reiteró al defensor del Pueblo de Corrientes en los últimos días. “Hay un serio peligro que está latente y que debemos desactivar antes de avanzar con una obra que será perjudicial para la salud de los correntinos y no sólo eso, además podría causar un daño gravísimo al medio ambiente y en especial al río Paraná, a donde van a ir a parar los desechos”, explicó el profesional en diálogo con NORTE de Corrientes. En una nueva nota que elevó al doctor Sergio Vallejos Tressens (titular de la Defensoría del Pueblo), el ingeniero Paladini le exhortó que con urgencia haga el pedido de un amparo ambiental, con medida cautelar, en la Justicia provincial. Sostiene que es necesario frenar el proyecto, que está dormitando, para corregirlo y con ese objetivo presente una serie de alternativas para mejorar el plan técnico de la obra (ver columna aparte). Si bien Vallejos Tressens se ha ocupado del caso de la Planta de Tratamientos Cloacales, que está flojita de papeles, el hecho es que la causa no llega a los tribunales. El Defensor correntino recopiló toda la información y se la mandó al Defensor del Pueblo de la Nación y luego le dio curso a través de un Juzgado Correccional, que a su vez se desentendió y lo envió al Juzgado en Turno, donde el expediente quedó frizado. Paladini reclama una medida que tenga mayor eficacia y que sea perentoria (el amparo) porque en paralelo y a los tumbos el proyecto está caminando. Las autoridades (municipales y provinciales) están tratando de darle prolijidad al trámite, pero la carpeta está repleta de irregularidades. No se hizo estudio de impacto ambiental, no se llamó a audiencia pública, el Estado municipal cedió extemporáneamente su potestad para el uso del suelo, no intervino el Ente Regulador de Obras Sanitarias. Irregularidades que maniataron el proyecto, que ya había sido licitado, es decir otra irregularidad más pues el Gobierno Nacional avanzó sobre la autonomía provincial y municipal. Como si todo esto no fuese poco, el diseño de la obra comprende piletones de cloaca a cielo abierto y desechos en el Paraná, a la altura de Riachuelo. “Con el dengue presente y la chikungunya y el zika rondando, esa planta cloacal será un foco de infección”, advierte Paladini, quien urge un amparo ambiental para revisar la obra y mejorar lo que haga falta. ¿Hablarán de estos asuntos mañana con Macri, el intendente Tassano y el gobernador Valdés?s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');