Las comunas afectadas reclaman la falta de asistencia provincial

Son al menos 32 las localidades correntinas que están afectadas por las inundaciones provocadas por las continuas precipitaciones y las crecidas de los ríos y arroyos. Con gran cantidad de inundados y afectados, la situación se torna cada vez más grave en Corrientes, al punto que las intendencias echan mano a cualquier posibilidad de hacer un llamado a la solidaridad por asistencia. En declaraciones a un canal de noticias nacional, se lo pudo escuchar al intendente de Santa Lucía, José Sanánez, pidiendo ayuda alimentaria. Aseguró que no alcanza lo que reciben de la Provincia, y que se necesita lo más básico: comida para los inundados. Pero no fue el único caso. En Paso de los Libres, donde se registraba ayer un fuerte temporal que llevó a la evacuación de personas, reclamó que el Municipio utiliza recursos propios para asistir a las familias afectadas. Inclusive el director de Defensa Civil del Municipio, Alcides Acuña, aseguró a este medio, que pese a los pedidos esta semana no recibieron módulos alimenticios, que se manejan con ayudas privadas, inclusive de gente que reside en Buenos Aires. En el caso de Santa Lucía, el secretario de Seguridad comunal, Adrián López, dijo a NORTE de Corrientes, que desde que comenzaron los problemas, hace un mes, solo tres veces recibieron ayuda provincial, la última fue el miércoles pasado “que fue entregada a los bomberos voluntarios porque allí funciona el comité de crisis”. Recibieron “50 módulos de alimentos pero tenemos 600 damnificados, no se puede hacer mucho con ello”, dijo. Por ello, la Comuna compensa con recursos propios y comerciantes la compra y entrega de carne, leche y huevo que aportan proteínas. En Esquina, donde la situación también se complica tienen diez centros de evacuación donde reciben a los pobladores, y la ayuda no llega. En San Roque aseguran que recibieron de ayuda oficial 50 cajas de alimentos que no contribuyen a paliar las necesidades en emergencia de los pobladores. En medio de toda la crisis y los reclamos, la intendenta de San Isidro, Vilma Ojeda, y con los parajes aislados (ver página 5), denunció indignada que por tercera vez un camión con ayuda de Buenos Aires que debía llegar a la localidad nunca arribó. Lo cierto es que la jefa comunal quedó indignada y denuncia que la viveza criolla está al orden del día, pero también deja entrever “el uso político de la ayuda nacional, que no siempre se direcciona hacia los que más lo necesitan”.s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');