La grieta: para qué y con quién se discute

Los datos son el resulta­do de una encuesta de la Fundación Prometeo que se propuso examinar la famo­sa grieta y establecer ¿con quién y para qué se discute de política? El trabajo de la ONG se basó en 300 con­sultas realizadas en 31 ba­rrios de esta ciudad. Surge de las respuestas que hay una utilización precaria del debate político entre los ve­cinos, no está pensado para la construcción de un pen­samiento crítico, sino como un pasatiempo o simple­mente como pase de factura por las simpatías partidarias y los desatinos a la hora de votar.

“La mirada binaria pare­ce ser una constante en la mente humana. La política no escapa a este fenóme­no y es donde se plantea la mayor dicotomía, que llega al antagonismo, y se ve al otro, en los casos más exa­cerbados, casi como a un enemigo”, explicó José Cas­telo, director de la investiga­ción. El objetivo del trabajo era desentrañar si -en este tiempo- es posible discutir sobre política con alguien que piense distinto y a pro­pósito se planteó una serie de interrogantes: ¿Elegimos con quién discutir o lo hace­mos con quien sea? ¿Discu­timos desde la razón o des­de la pasión? ¿Caemos en el término descalificador? ¿Nos preocupa qué siente el otro?
La conclusión es que en términos mayoritarios el intercambio sobre política es ocasional y casi siem­pre con los conocidos, no es un tema central ni prioritario. Siete de cada diez encuestados consi­dera que discute desde la razón y solamente un 25% de los que participa­ron en la encuesta admi­ten que utilizan siempre términos como “kukas” o “globoludos”. El resto las usa esporádicamen­te o jamás, lo que habla de ciertos recaudos en el trato.
Un punto llamativo, a la pregunta “¿Usted pien­sa que va a poder conven­cer de que cambie su voto a aquellas personas con las que discute?”, el 60% está persuadido de que no lo va a lograr ni procu­ra hacerlo. s
La encuesta de la Funda­ción Prometeo consistió en 300 entrevistas efectivas (152 mujeres y 148 hom­bres) en 31 barrios de esta ciudad. El margen de error es, + -3,6%, con un grado de precisión del 95,8%. La tarea estuvo a cargo de: Yanina Medina, Cristina Frías, Daiana Lebhertz, Aymará Schedler, Marie­la Genes, Sofía Navarro, Yanina Carballo, Daiana Gómez, Daiana Espíndola, Aranda Guevara, Francisco Saucedo, Agustina Escalan­te y Héctor Zárate. Rocío Fernández, Fabiana Bení­tez y Manuela González. Adriana Suvenciski, Belén Chávez y Gladys Zacarías. Dirección: José Castelo.

 

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');