Gran victoria de River ante la T y a un paso de la Copa

River Plate puso un pie y medio en la próxima Copa Libertadores, de la que es el campeón vigente, al vencer anoche de visitante a Talleres de Córdoba por 2 a 0, en un partido de la 24ª y penúltima fecha de la Superliga. Los goles del partido, jugado en el estadio Mario Alberto Kempes de la capital cordobesa y arbitrado por Silvio Trucco, fueron anotados por Ignacio “Nacho” Fernández, la gran figura, a los 26’ y 34’ del primer tiempo. Con la victoria (quinta en fila) River llegó a los 45 puntos (+22 de diferencia de gol) y le sacó seis a Atlético Tucumán (+8), que jugará hoy con Aldovisi y que le disputa el cuarto puesto del certamen, que da la clasificación a la fase previa de la Libertadores 2020. Los tucumanos deben vencer hoy para conservar sus chances, aún remotas, hasta la fecha del cierre. Talleres, por su parte, quedó con 33 unidades, en el último puesto de clasificación a la Copa Sudamericana. Apenas iniciado el partido, a los 3’, River tuvo una oportunidad clarísima para ponerse en ventaja cuando Borré recibió la pelota tras un rebote fortuito en Cubas y, mano a mano con Herrera, definió “tres dedos” pero desviado. A esa jugada se le sucedieron otras dos (un tiro libre mal ejecutado por Fernández, una entrada de Pratto por izquierda que tiró afuera), y pasados los 10 minutos Talleres puso algo de equilibro en el partido. Bajo una intensa lluvia, con cancha rápida, el juego se hizo entretenido. Hasta que Nacho Fernández le puso punto final a esa dinámica de ida y vuelta. Primero a los 26’, tras una asistencia magistral de Pratto; y luego, a los 34’ con una picardía al ejecutar sorpresivamente un tiro libre desde la derecha que se coló por arriba del esfuerzo del arquero local. El doblete, primero de Nacho con la banda roja, desanimó a Talleres y le permitió a River llegar con total tranquilidad hasta el descanso. El local cimentó sus ilusiones de remontada antes del minuto del complemento, con un tiro de Soñora apenas desviado, y las fortaleció a los 8’ cuando River se quedó con diez hombres por la expulsión de De la Cruz (otra vez un partido flojo del uruguayo). Los directores técnicos, entonces, movieron los bancos y allí Gallardo fortaleció su mediocampo y el local ya no llegó.s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');