El obispo de Goya visitó a vecinos que están enfermos y el hogar de ancianos

La Navidad llegó en Goya de una manera muy particular, allí donde están los que generalmente son olvidados por sus familias y la sociedad. El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, acompañó el 24 a la comunidad de la parroquia San Pedro, de Perugorría. Allí celebró la misa de Nochebuena y luego se trasladó a Solari, donde también presidió la misa de Navidad. Acompañado por un nutrido grupo de jóvenes misioneros de Curuzú Cuatiá, durante dos días acompañaron a familias de condición muy humilde, llevando mercaderías. Canecín visitó los hogares donde había personas enfermas, a quienes impartió el sacramento de la unción de los enfermos; dialogó con los ancianos y recorrió el pueblo expresando su cercanía en la celebración. Además, el hogar de ancianos -donde suele reinar el silencio y, a veces, la melancolía y soledad- fue elegido para compartir un mensaje de paz y esperanza en el día simbólico en que la cristiandad recuerda el nacimiento de Jesús. Los residentes del Hogar de Ancianos “San José”, de Goya recibieron la Navidad acompañados por el pastor de la diócesis de Goya, quien presidió la misa y compartió la mesa navideña en el hogar. Con un mensaje de esperanza a pesar de las dificultades, el prelado animó a recibir la llegada del Niño Jesús con alegría: “Con la luz que es Jesús, tenemos respuesta a todos los interrogantes que el corazón humano puede plantear”. De esta manera, el obispo goyano comenzó la homilía junto con los integrantes de la Comisión de Amigos del Hogar de Ancianos, directivos, personal de enfermería y de maestranza y los 14 habitantes de la institución. “Animo a no tener miedos, porque esta luz viene a ayudarnos a descubrir nuestra filiación de hijos e hijas de Dios, esa es la gran buena noticia. Como consecuencia de esto, la luz muestra que por ser muchos los hijos del Padre común, entonces, todos somos hermanos. La luz verdadera viene para iluminar a todas las personas de este mundo y es Cristo, el Señor. ¡Qué gran misterio! Este niño nos enseña lo verdaderamente importante para nuestra vida”, finalizó el mitrado.s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');