Verano pasado por agua

Cuatro personas murieron en Corrientes, una quinta víctima fatal se registró en Santiago del Estero, y más de cinco mil familias -según los registros oficiales-; tuvieron que ser asistidas, miles de ellas evacuadas, a causa de las inundaciones que desde hace días afectan a cinco provincias del Norte argentino y dejaron varios pueblos aislados, una situación que podría empeorar si se concretan los pronósticos de nuevas tormentas anunciadas por el Servicio Meteorológico Nacional. La emergencia, como consecuencia del rigor climático, una vez más tomó desprevenidas a las autoridades. Las provincias y los municipios se amañan como pueden, con lo que tienen a mano, en tanto esperan la asistencia nacional. El presidente Mauricio Macri sigue de vacaciones en la Patagonia, la mayoría de los ministros del Gabinete nacional veranean, al igual que un puñado de gobernadores de las provincias afectadas. A ellos no les tocó lidiar con el desastre.

Como consecuencia de las tormentas ya son cinco los muertos en la región: tres en Paso de los Libres -donde una mujer y su hija murieron ahogadas-, a lo que se suma un hombre en Loreto -que también falleció en medio del temporal-, y también un nene que fue golpeado por una rama cuando circulaba en moto con su papá en la ciudad de Santiago del Estero. El saldo, en víctimas fatales, ya es bastante grave como para que el Gobierno nacional se ponga en movimiento, pero la administración continúa en el receso. Ayer el presidente Macri se reunió -en el country de Villa La Angostura, donde descansa- con dos gobernadores radicales (Cornejo y Morales) y el jefe de Gobierno porteño (Rodríguez Larreta), con quienes debatió sobre la conveniencia de desdoblar las elecciones en las provincias. Están pensando en las elecciones y nadie repara en los inundados. ¿Tendrán claro el pronóstico para esa fecha? Mientras tanto, la única presencia nacional que se visualizó por estas latitudes fue el Ejército Argentino, que una vez más mandó a sus efectivos a hacer tareas de auxilio y salvataje. En eso están también la Gendarmería y la Prefectura. Por lo demás, la representación del Estado Nacional no se divisa. Aquí, en la provincia, según datos oficiales ya son 2.500 los evacuados y hay parajes que han quedado aislados, lo que dificulta la asistencia. El paraje Paso Tala (Perugorría) tuvo que ser evacuado por completo, se llevaron hasta los animales. En San Isidro (Goya) hay 3.000 personas aisladas y para colmo comenzaron a desmoronarse los terraplenes. En verdad, puede desatarse una catástrofe. Anoche, Vialidad Nacional ordenó interrumpir la circulación por la Ruta Nacional 12 a la altura de la localidad de Pedro R. Fernández (Estación Mantilla) porque la cinta asfáltica quedó bajo agua. El mismo problema se presentaba en la zona de las Cuatro Bocas de Saladas y también en la ruta que lleva a Goya. El cuadro es cada vez más complejo, porque los arroyos y ríos interiores de la provincia están desbordados. La buena noticia de ayer es que el cielo dio una tregua, no se cumplieron los pronósticos de lluvia. En el Chaco la situación es crítica porque el temporal de los últimos días obligó a miles de familias a abandonar sus hogares. En el Norte de Santa Fe están muy complicados, especialmente en la zona de Reconquista, pero sobre todo en una localidad que está en el limite de ambas provincias, llamada Los Amores. El jefe comunal Omar Walker dijo que la mitad del pueblo está totalmente anegado y que rezan para que las aguas no pasen las defensas. En Entre Ríos, varias ciudades continúan con evacuados. “Hay un fenómeno climático extraordinario, las lluvias superaron las estimaciones”, dijo el gobernador Gustavo Bordet, uno de los pocos que está en su lugar de trabajo. El resto descansa o planifica elecciones.s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');