El caso Cemborain y una imprevista derivación en la cuerda judicial

La magistrada Margarita Stella López Rivadeneira es la titular del

Juzgado de Instrucción y Correccional de la ciudad de Mercedes y en tal carácter ayer ofició de anfitriona de los miembros del Superior Tribunal de Justicia que, encabezados por el presidente del cuerpo, Luis Eduardo Rey Vázquez, estuvieron allí para inaugurar el nuevo edificio que albergará a distintas dependencias judiciales, incluida las oficinas de la mencionada magistrada.

Al mismo tiempo que los funcionarios cumplían con el protocolo y cortaban cintas, entre discursos, plácemes y aplausos, se conocía la resolución del Consejo de la Magistratura -que también preside Rey Vázquez- dando curso a una denuncia contra la jueza López Rivadeneira por el presunto “mal desempeño de funciones”. ¿Picardía del destino o sinuosa casualidad diagramada por los hilos invisibles del poder? Como sea, los actores estuvieron juntos para la foto, todos sonrientes, al mismo tiempo que tomaba estado público el albur que ahora, impensadamente, envuelve a la magistrada y que enciende luces de alerta en su camino. La mujer podría terminar en el Jury de Enjuiciamiento porque una madre, que perdió a su hija, sostiene que ha hecho mal su trabajo. El hecho no resaltaría si no fuese porque hay un condimento político en la historia. Sucede que López Rivadeneira entiende en la causa que se le inició al ex intendente de Mercedes Víctor Cemborain, a raíz de una denuncia que presentó en su momento la señora Argentina Adelfa Aguirre. Concretamente lo acusa de abuso sexual a su hija, quien luego falleció. El caso no es reciente, viene desde hace tiempo tramitándose en el Juzgado de Mercedes, pero tuvo una explosión mediática la semana pasada cuando la señora Aguirre irrumpió en la sesión del Consejo Provincial del PJ, donde estaba presente Cemborain, y lo escrachó en público. A viva voz contó su versión de la historia y luego hizo mutis por el foro. La dirigencia del peronismo permaneció estupefacta sin intervenir, no buscó silenciar a la mujer, la dejó hablar, luego, una vez que se marchó, prosiguieron con lo suyo. Cemborain es uno de los candidatos fuertes de la embrollada interna justicialista, es socio del ex legislador José Rodolfo Martínez Llano, quien ha salido a defenderlo con solvencia. La filmación del escrache se viralizó a través de las redes sociales, y los trolls del oficialismo local se hicieron un picnic con el material. En el PJ hay sospechas de que un sector interno propició el operativo incendiario contra el ex jefe comunal de Mercedes, que aguantó a pie firme la embestida de la mujer. A Cemborain no se le movió un músculo de la cara mientras la mujer refrescaba su denuncia. Creen que fue mandada. De hecho, un dirigente del PJ de Capital fue el que le consiguió el abogado que la patrocina. El punto es que la mujer también abrió un frente contra la jueza que tiene a su cargo la investigación. Margarita ahora tiene un expediente en el Consejo de la Magistratura y justo ayer estuvo con los “superiores”.s

Bookmark : permalink.
do_shortcode echo ('[WhatsApp]');